© bspp 2014-2015  Se permite la reproducción de lo contenido en esta página siempre que se mencione el origen.    Actualizada en agosto de 2015
Inicio Recomendaciones Recursos especializados Colaboración Acerca de Contacto Búsqueda y Salvamento  de Personas Perdidas

Recomendaciones para menores

Los menores son muy susceptibles a despistarse, y llegar, a perderse entre aglomeraciones de gente o en entornos nuevos. La mejor manera de evitar que un menor se pierda es no dejarlo nunca solo ni desatendido. Muchas de las ocasiones en las que un menor se pierde es porque estaba jugando; siendo la situación un juego para el mismo. Si por desgracia un menor se pierde, enseñarle qué hacer en esas circunstancias y en quién puede confiar parcialmente. Jamás debe permitir ir a lugares apartados con extraños. Acordar siempre una estrategia con el menor; así tanto padres como el menor sabrán qué hacer.  Tener presente que cuanto menos se mueva el menor, mejor para que sea localizado rápidamente.

Recomendaciones para evitar que se pierda

Para los padres y madres (o tutores): No perder nunca de vista a su hijo, ni dejarlo nunca solo. Educar a los hijos/as para que confíen solo en las personas que ellos tengan confianza. Educar a los hijos/as para que no aceptan nunca regalos de extraños. Educar a los hijos/as para que no se dejen llevar a un lugar apartado, dentro de un vehículo, etcétera; si no es con alguien de plena confianza o si se lo indican ellos. Enseñarles a gritar, patalear, etcétera, en esas situaciones. Educar a los hijos/as para que exista una palabra o frase secreta que sirva para indicarle que la persona que lo dice es enviada por sus padres, en ese caso el menor ha de saber aceptar las instrucciones de ese extraño, si no tiene nada que sospechar. Cuando se llega a un lugar nuevo o a un lugar con mucha gente, acordar un lugar de encuentro por si se separan. Ha de ser siempre el mismo y fácilmente localizable para el menor Como por ejemplo: punto de información de un centro comercial. Para el niño/a: No separase nunca de sus padres, si ve que estos se alejan un poco, que grite sin miedo para llamar su atención. Memorizar la dirección de su casa y un teléfono de contacto. Si no tiene edad o problemas para memorizar, que lo lleve escrito en un lugar que el niño conozca, pero nunca a la vista. No confiar en nadie, solo dejar que lo lleven a lugares si está rodeado de gente. Enseñarles a confiar parcialmente en personas con uniforme, especialmente si son policías, pero no dejar que lo monten a un vehículo si no conocen la palabra o frase secreta.

Recomendaciones si el menor se pierde

Para los padres y madres (o tutores): Cuando se separan de su hijo/a, deshacer camino recorrido buscándolo hasta el último lugar donde esta seguro estuvo junto con el menor. Si no localiza al menor, dirigirse al punto de encuentro acordado. Si el menor no se encuentra en ese punto, notificar a los responsables o autoridades (112) la pérdida del menor. Indicar descripción del menor y nombre. Solo si lo considera imprescindible, comunicar la palabra o frase secreta; básicamente cuando no puede ir hasta donde se encuentra el menor y tienen que desplazarlo terceros. Para el niño/a: Mirar a su alrededor, si no encuentra sus padres decirle a algún adulto que se ha perdido, preferiblemente si va acompañado de menores. Si es capaz de reconocerlos, comunicarlo preferiblemente a alguien con uniforme (policía, personal de seguridad, personal de socorro, etcétera), o al personal que trabaja en el lugar (dependientes, azafatas, personal de limpieza, etcétera). No dejar que lo lleven a ningún lugar hasta que llegue alguno de sus padres. Solo dejar que lo lleven a otro lugar si le han dicho la palabra o frase secreta y no sospecha nada de esa persona (la palabra secreta no otorga confianza, solo saber que lo quiere llevar hasta sus padres). Si intentan agarrarlo que sepa pelear, gritar, patalear, etcétera. Cuando esta solo, no fiarse de nadie. Confiar en sus padres o en aquellos que sus padres se lo hayan dicho específicamente. Solo a personas con uniforme decirles el teléfono y la dirección de su casa.

Cuando alguien encuentra un menor

Nunca tratar de agarrar o sujetar al menor, solo permanecer a su lado. Hablar con tranquilidad, tratar de calmarlo si está asustado. Mantener siempre la calma y explicar con palabras sencillas todo lo que se vaya hacer; no intimidar al menor con gestos bruscos ni gritos. Preguntar cómo son sus padres y sus nombres; si se sospecha que la persona que viene a buscar al menor no es alguien de confianza del menor (por ejemplo: le tiene temor o la mira recelosa) no dejar que se lo lleve hasta que un agente de la autoridad llegue. Nunca llevarlo a otro lugar, esperar en el lugar hasta que aparezcan sus padres. Si el menor pide ir a un lugar de encuentro por haberlo acordado con sus padres, llevarlo con calma y sin presionarlo; siempre por donde haya gente. Nunca dejarlo solo, si tiene temor de alguien comunicarlo a sus padres o la autoridad cuando se encuentren con ellos. Comunicar inmediatamente que se ha encontrado a un menor perdido al personal del lugar: dependientes, azafatas, personal de limpieza, servicios de socorro, etcétera, o a la autoridad (policía o 112). Únicamente dejarlo cuando un policía o alguno de sus padres se haga cargo del menor. Si el menor tiene aspecto desatendido, como ropas rotas, muy socias o heridas; solo avisar de la situación a la policía o al 112.

Consideración de interés

Muchas compañías de telefonía disponen de servicios de localización, que permiten a terceros conocer la localización de un terminal de telefonía móvil concreto. Valorar la utilización de estos servicios si el menor dispone de un terminal móvil.
bspp
© bspp 2014-2015  Se permite la reproducción de lo contenido en esta página siempre que se mencione el origen.     Actualizada en agosto de 2015
Búsqueda y Salvamento  de Personas Perdidas

Recomendaciones para menores

Los menores son muy susceptibles a despistarse, y llegar, a perderse entre aglomeraciones de gente o en entornos nuevos. La mejor manera de evitar que un menor se pierda es no dejarlo nunca solo ni desatendido. Muchas de las ocasiones en las que un menor se pierde es porque estaba jugando; siendo la situación un juego para el mismo. Si por desgracia un menor se pierde, enseñarle qué hacer en esas circunstancias y en quién puede confiar parcialmente. Jamás debe permitir ir a lugares apartados con extraños. Acordar siempre una estrategia con el menor; así tanto padres como el menor sabrán qué hacer.  Tener presente que cuanto menos se mueva el menor, mejor para que sea localizado rápidamente.

Recomendaciones para evitar que se

pierda

Para los padres y madres (o tutores): No perder nunca de vista a su hijo, ni dejarlo nunca solo. Educar a los hijos/as para que confíen solo en las personas que ellos tengan confianza. Educar a los hijos/as para que no aceptan nunca regalos de extraños. Educar a los hijos/as para que no se dejen llevar a un lugar apartado, dentro de un vehículo, etcétera; si no es con alguien de plena confianza o si se lo indican ellos. Enseñarles a gritar, patalear, etcétera, en esas situaciones. Educar a los hijos/as para que exista una palabra o frase secreta que sirva para indicarle que la persona que lo dice es enviada por sus padres, en ese caso el menor ha de saber aceptar las instrucciones de ese extraño, si no tiene nada que sospechar. Cuando se llega a un lugar nuevo o a un lugar con mucha gente, acordar un lugar de encuentro por si se separan. Ha de ser siempre el mismo y fácilmente localizable para el menor Como por ejemplo: punto de información de un centro comercial. Para el niño/a: No separase nunca de sus padres, si ve que estos se alejan un poco, que grite sin miedo para llamar su atención. Memorizar la dirección de su casa y un teléfono de contacto. Si no tiene edad o problemas para memorizar, que lo lleve escrito en un lugar que el niño conozca, pero nunca a la vista. No confiar en nadie, solo dejar que lo lleven a lugares si está rodeado de gente. Enseñarles a confiar parcialmente en personas con uniforme, especialmente si son policías, pero no dejar que lo monten a un vehículo si no conocen la palabra o frase secreta.

Recomendaciones si el menor se

pierde

Para los padres y madres (o tutores): Cuando se separan de su hijo/a, deshacer camino recorrido buscándolo hasta el último lugar donde esta seguro estuvo junto con el menor. Si no localiza al menor, dirigirse al punto de encuentro acordado. Si el menor no se encuentra en ese punto, notificar a los responsables o autoridades (112) la pérdida del menor. Indicar descripción del menor y nombre. Solo si lo considera imprescindible, comunicar la palabra o frase secreta; básicamente cuando no puede ir hasta donde se encuentra el menor y tienen que desplazarlo terceros. Para el niño/a: Mirar a su alrededor, si no encuentra sus padres decirle a algún adulto que se ha perdido, preferiblemente si va acompañado de menores. Si es capaz de reconocerlos, comunicarlo preferiblemente a alguien con uniforme (policía, personal de seguridad, personal de socorro, etcétera), o al personal que trabaja en el lugar (dependientes, azafatas, personal de limpieza, etcétera). No dejar que lo lleven a ningún lugar hasta que llegue alguno de sus padres. Solo dejar que lo lleven a otro lugar si le han dicho la palabra o frase secreta y no sospecha nada de esa persona (la palabra secreta no otorga confianza, solo saber que lo quiere llevar hasta sus padres). Si intentan agarrarlo que sepa pelear, gritar, patalear, etcétera. Cuando esta solo, no fiarse de nadie. Confiar en sus padres o en aquellos que sus padres se lo hayan dicho específicamente. Solo a personas con uniforme decirles el teléfono y la dirección de su casa.

Cuando alguien encuentra un menor

Nunca tratar de agarrar o sujetar al menor, solo permanecer a su lado. Hablar con tranquilidad, tratar de calmarlo si está asustado. Mantener siempre la calma y explicar con palabras sencillas todo lo que se vaya hacer; no intimidar al menor con gestos bruscos ni gritos. Preguntar cómo son sus padres y sus nombres; si se sospecha que la persona que viene a buscar al menor no es alguien de confianza del menor (por ejemplo: le tiene temor o la mira recelosa) no dejar que se lo lleve hasta que un agente de la autoridad llegue. Nunca llevarlo a otro lugar, esperar en el lugar hasta que aparezcan sus padres. Si el menor pide ir a un lugar de encuentro por haberlo acordado con sus padres, llevarlo con calma y sin presionarlo; siempre por donde haya gente. Nunca dejarlo solo, si tiene temor de alguien comunicarlo a sus padres o la autoridad cuando se encuentren con ellos. Comunicar inmediatamente que se ha encontrado a un menor perdido al personal del lugar: dependientes, azafatas, personal de limpieza, servicios de socorro, etcétera, o a la autoridad (policía o 112). Únicamente dejarlo cuando un policía o alguno de sus padres se haga cargo del menor. Si el menor tiene aspecto desatendido, como ropas rotas, muy socias o heridas; solo avisar de la situación a la policía o al 112.

Consideración de interés

Muchas compañías de telefonía disponen de servicios de localización, que permiten a terceros conocer la localización de un terminal de telefonía móvil concreto. Valorar la utilización de estos servicios si el menor dispone de un terminal móvil.
bspp Inicio Recomendaciones Recursos especializados Colaboración Acerca de Contacto
Menú navegación
© bspp 2014-2015       Actualizada en agosto de 2015 Se permite la reproducción de lo contenido en esta página siempre que se mencione el origen.
Búsqueda y Salvamento  de Personas Perdidas

Recomendaciones

para menores

Los menores son muy susceptibles a despistarse, y llegar, a perderse entre aglomeraciones de gente o en entornos nuevos. La mejor manera de evitar que un menor se pierda es no dejarlo nunca solo ni desatendido. Muchas de las ocasiones en las que un menor se pierde es porque estaba jugando; siendo la situación un juego para el mismo. Si por desgracia un menor se pierde, enseñarle qué hacer en esas circunstancias y en quién puede confiar parcialmente. Jamás debe permitir ir a lugares apartados con extraños. Acordar siempre una estrategia con el menor; así tanto padres como el menor sabrán qué hacer.  Tener presente que cuanto menos se mueva el menor, mejor para que sea localizado rápidamente.

Recomendaciones

para evitar que se

pierda

Para los padres y madres (o tutores): No perder nunca de vista a su hijo, ni dejarlo nunca solo. Educar a los hijos/as para que confíen solo en las personas que ellos tengan confianza. Educar a los hijos/as para que no aceptan nunca regalos de extraños. Educar a los hijos/as para que no se dejen llevar a un lugar apartado, dentro de un vehículo, etcétera; si no es con alguien de plena confianza o si se lo indican ellos. Enseñarles a gritar, patalear, etcétera, en esas situaciones. Educar a los hijos/as para que exista una palabra o frase secreta que sirva para indicarle que la persona que lo dice es enviada por sus padres, en ese caso el menor ha de saber aceptar las instrucciones de ese extraño, si no tiene nada que sospechar. Cuando se llega a un lugar nuevo o a un lugar con mucha gente, acordar un lugar de encuentro por si se separan. Ha de ser siempre el mismo y fácilmente localizable para el menor Como por ejemplo: punto de información de un centro comercial. Para el niño/a: No separase nunca de sus padres, si ve que estos se alejan un poco, que grite sin miedo para llamar su atención. Memorizar la dirección de su casa y un teléfono de contacto. Si no tiene edad o problemas para memorizar, que lo lleve escrito en un lugar que el niño conozca, pero nunca a la vista. No confiar en nadie, solo dejar que lo lleven a lugares si está rodeado de gente. Enseñarles a confiar parcialmente en personas con uniforme, especialmente si son policías, pero no dejar que lo monten a un vehículo si no conocen la palabra o frase secreta.

Recomendaciones

si el menor se

pierde

Para los padres y madres (o tutores): Cuando se separan de su hijo/a, deshacer camino recorrido buscándolo hasta el último lugar donde esta seguro estuvo junto con el menor. Si no localiza al menor, dirigirse al punto de encuentro acordado. Si el menor no se encuentra en ese punto, notificar a los responsables o autoridades (112) la pérdida del menor. Indicar descripción del menor y nombre. Solo si lo considera imprescindible, comunicar la palabra o frase secreta; básicamente cuando no puede ir hasta donde se encuentra el menor y tienen que desplazarlo terceros. Para el niño/a: Mirar a su alrededor, si no encuentra sus padres decirle a algún adulto que se ha perdido, preferiblemente si va acompañado de menores. Si es capaz de reconocerlos, comunicarlo preferiblemente a alguien con uniforme (policía, personal de seguridad, personal de socorro, etcétera), o al personal que trabaja en el lugar (dependientes, azafatas, personal de limpieza, etcétera). No dejar que lo lleven a ningún lugar hasta que llegue alguno de sus padres. Solo dejar que lo lleven a otro lugar si le han dicho la palabra o frase secreta y no sospecha nada de esa persona (la palabra secreta no otorga confianza, solo saber que lo quiere llevar hasta sus padres). Si intentan agarrarlo que sepa pelear, gritar, patalear, etcétera. Cuando esta solo, no fiarse de nadie. Confiar en sus padres o en aquellos que sus padres se lo hayan dicho específicamente. Solo a personas con uniforme decirles el teléfono y la dirección de su casa.

Cuando alguien

encuentra un

menor

Nunca tratar de agarrar o sujetar al menor, solo permanecer a su lado. Hablar con tranquilidad, tratar de calmarlo si está asustado. Mantener siempre la calma y explicar con palabras sencillas todo lo que se vaya hacer; no intimidar al menor con gestos bruscos ni gritos. Preguntar cómo son sus padres y sus nombres; si se sospecha que la persona que viene a buscar al menor no es alguien de confianza del menor (por ejemplo: le tiene temor o la mira recelosa) no dejar que se lo lleve hasta que un agente de la autoridad llegue. Nunca llevarlo a otro lugar, esperar en el lugar hasta que aparezcan sus padres. Si el menor pide ir a un lugar de encuentro por haberlo acordado con sus padres, llevarlo con calma y sin presionarlo; siempre por donde haya gente. Nunca dejarlo solo, si tiene temor de alguien comunicarlo a sus padres o la autoridad cuando se encuentren con ellos. Comunicar inmediatamente que se ha encontrado a un menor perdido al personal del lugar: dependientes, azafatas, personal de limpieza, servicios de socorro, etcétera, o a la autoridad (policía o 112). Únicamente dejarlo cuando un policía o alguno de sus padres se haga cargo del menor. Si el menor tiene aspecto desatendido, como ropas rotas, muy socias o heridas; solo avisar de la situación a la policía o al 112.

Consideración de interés

Muchas compañías de telefonía disponen de servicios de localización, que permiten a terceros conocer la localización de un terminal de telefonía móvil concreto. Valorar la utilización de estos servicios si el menor dispone de un terminal móvil.
bspp Búsqueda y Salvamento  de Personas Perdidas